jueves, 29 de setiembre de 2011

LOS 100 ARTISTAS DEL ROCK HISPANOAMERICANO EN 100 FRASES

1. La banda de rock que marcó un antes y un después en la historia de la música popular latinoamericana

2. Cuatro chicos que se pasaron toda su carrera desafiando a los que buscaban etiquetarlos
































































































miércoles, 14 de setiembre de 2011

LATIN GRAMMY 2011, LO MISMO DE SIEMPRE

"¿Qué mierda hago aqui?" se pregunta Eduardo Cabra de Calle 13



A fines del año pasado les ofrecimos una lista de 20 discos de lo mejor del año compilando las listas de los medios electrónicos que se especializan en la actualidad de la escena hispanoamericana. Ahora, los Latin Grammy acaban de lanzar su lista de nominados por duodécima vez y los únicos albumes presentes de aquella lista son "Entren los que quieran" de Calle 13 y "Mientras tú dormías" de Carla Morrison.

Los Latin Grammy (o Grammy Latino, para hispanizarlo) es en la actualidad la única premiación que guarda relativa universalidad del mundo latino de la música (por lo menos en teoría, y que lo alejaría de las decenas de premios nacionales a lo largo de la región como los Premios Shock, Gardel, Lunas, etc. que solo premian artistas locales o internacionales si han estado presentado de alguna manera presente en el país que los otorgan) y esa cuota transnacional busca reflejarse en la diversidad de sus nominaciones. Aunque en la realidad la elección de los nominados está enormemente influenciada por el número de ventas en los Estados Unidos así como el trabajo de posicionamiento de los artistas en ese mismo país a nivel comercial.

Sin embargo, lo triste de los Latin Grammy no es su "US-centrism", sino que es solo en cuanto a las ventas más no a las críticas. Y es que la Academia del Latin Grammy le importa un cuerno las críticas a lo largo de los medios especializados norteamericanos que hacen a la música de la región, un área fuera del dominio de los que quieren sodomizar la industria de la música latina en los Estados Unidos desde Miami (aunque con muchos menos poder que en años anteriores, claro está). Obvia que, por ejemplo, el disco "Mena" de la chilena Javiera Mena aparezca dentro de los 100 primeros de la renombrado lista de Pazz & Jop (y que no haya habido otros discos latinoamericanos en buenos lugares desde 1998 cuando apareció el "Buena Vista Social Club" del combo del mismo nombre), por solo mencionar algo.

Este año a diferencia de otros no se ha rescatado ningún acto nuevo como en su momento lo hicieron Sony By Four, Juanes, JD Natasha, Volumen Cero, Bebe, Calle 13, entre otros (claro, entre buenos y patéticos, todos con fuerte apoyo de alguna multinacional). Las apuestas de que este año podría darse alguna chance a Rita Indiana se derrumbaron por los suelos al no recibir ni las gracias. De hecho este año, ni siquiera hubo cierto reconocimiento al mundo del rock como en el 2008, cuando Café Tacuba y Calamaro lideraron las nominaciones, este año ya los posicionados Calle 13 y el viejo baladista Franco de Vita son las grandes cartas de los premios. Incluso gente que era ignorada por la Academia como Enrique Iglesias o Maná, han recibido alguna nominación, lo que habla de una reversión hacia los viejos zorros que con arducias se mantienen en las listas de éxitos año tras año y que la industria quiere darle un lugar "merecido".

Entre las categorías que nos interesan están:

MEJOR ÁLBUM ROCK:
- 'Miénteme - prométeme', de Don Tetto
- 'Remando', de Saúl Hernández
- '¿Y ahora qué hacemos?', de Jarabe de palo
- 'Nuestra', de La Vida Bohéme
- 'Drama y luz', de Maná
- 'Por lo menos hoy', de No Te Va Gustar

MEJOR CANCIÓN ROCK:
- 'Ácido', de Marcelo Corvalán, Hernan Terry Langer y Andres Vilanova (Carajo)
- 'Chau', de Emiliano Brancciari (No Te Va Gustar)
- 'Labios rotos', de León Larregui y Zoé (Zoé)
- 'Poder', de Gustavo Napoli (La Renga)
- 'Radio Capital', de La Vida Bohéme (La Vida Bohéme)

MEJOR ÁLBUM DE MÚSICA ALTERNATIVA:
- 'Corazón bombea / vivo', de Doctor Krápula
- 'Forever Together', de Fidel
- 'Mientras tú dormías', de Carla Morrison
- 'Soundtrack', de Mr. Pauer
- 'Música de fondo: MTV Unplugged', de Zoé

MEJOR CANCIÓN ALTERNATIVA:
- 'Calma pueblo', de Calle 13
- 'Salgamos de aquí', de San Pascualito Rey
- 'Somos', de Doctor Krápula
- 'Te robaste mi corazón', de DJ Blass y Fidel
- 'Tengo tu love', de Sie7e

Algunas cosas no encajan, y es que no se aplican los mismos criterios para todos los artistas. Si nominan una canción tan pop como "Tengo tu love" de Sie7e en canción alternativa, también podrían hacerlo con Belanova. Y si nominan a Zoé en álbum alternativo también podrían hacerlo con los de La Vida Boheme que tienen un estilo muy similar. Esos criterios son trabajados por las disqueras y muchas veces la Academia que debería marcar un parámetro se queda callado. Los lobbys de la industria.

Probablemente los ganadores sean los mismos de siempre (con pocos artistas acaparando todo), el show de TV que presentará Univisión sea la misma porquería de siempre (y obviando artistas que no venden mucho en los Estados Unidos como lo ha hecho siempre con Gustavo Cerati) y ni hablar de la verdadera ignorancia de los artistas y productores del mainstream internacional con el resto se mantenga pero mientras veas en la conferencia de prensa de la presentación de las nominaciones a una dizque artista española asustándose por decir Carajo en televisión internacional (gracias Corvalán) o al productor del pop de Miami, Desmond Child, tragándose su enojo al leer el nombre de un Fidel (que no es Castro sino Nadal) o simplemente nominando a los weirdos uruguayos de Max Capote a Mejor Artista Nuevo (aunque tengan más de 5 años desde su primera producción), pues algún sentido deben tener los premios ¿no?

viernes, 9 de setiembre de 2011

EL HIPSTER LATINO




Así como hace unos 6 años todo el mundo hablaba (para bien y mucho mal) de la tribu urbana de los emos, hoy en día todo el mundo hablan de los hispters. Pero a diferencia de los anteriores (y de casi todas las tribus urbanas de las últimas décadas), este nuevo grupo se diferencia por un relativismo individualismo (ya que suelen ser más vistos en las redes sociales que en las calles) y muestran el impacto de las nuevas tecnologías en nuestra sociedad.

Los hipsters no son rockistas y son relativamente tolerantes con diversos estilos de música. Suelen adorar lo moderno y aunque reivindican lo nerd y lo geek (en particular, la moda y su aceptación por la tecnología) suelen ser enemigos de la intelectualidad (no los verás dando explicaciones complejas ni mucho menos). Y esa superficialidad, los ha hecho blancos de nuevas bromas como hace unos años con los emos.

Como toda tribu urbana y conectando con lo musical, tiene una base de culto en su era inicial y que luego, a medida que ingresa al mainstream y a la masividad, toma públicos que lo entienden más bien desde las propuestas de la TV y la radio. Es así como lo emo fue conectado con My Chemical Romance (aunque para los que siguen inicialmente el movimiento más lo bien conectarían con grupos como Get Up Kids, Envy o Taking Back Sunday). De igual forma, a nivel latinoamericano eso lo capitalizó en forma inteligente la banda Panda que creó un fenómeno masivo como no sea había visto en buen tiempo a nivel regional.

¿Qué hay de lo hispter a nivel latino? Aun es un poco díficil poder definirlo y reconocer cuales son sus gustos a nivel latinoamericano ya que es un grupo aculturado en formación. Algunos encuentran algunas características propias en cada país. Por ejemplo el blog "Lucha libre" menciona el caso de Chile cuyos blogs, en la opinión de su escritor, muestran una apariencia muy escandinava de la moda. A nivel peruano, un caso de hipster sería el tipo de clase media alta que consume cumbia peruana -o chicha- a partir de su aceptación en los circuitos internacionales (tomando el texto del libro "Que fue lo hipster?" mencionado en el mismo artículo de "Lucha libre"). Sin embargo, esas características locales no niegan determinados patrones compartidos por la región.

El ascenso de la cultura hispter también ha beneficiado a la música indie que encontró un público (aunque también vale decir que ha terminado por direccionar la música a determinados parámetros). Se suele decir que el típico hipster sigue a Pitchfork incondicionalmente y es fanático acérrimo de Arcade Fire (banda que finalmente tuvo un reconocimiento en el mainstream con su Grammy a Album del Año). Así que no sería absurdo decir que el hispter latino lee acerrimamente Club Fonograma y se declara fan de El Guincho y Dënver (tomando un comentario de un seguidor de nuestra cuenta de Twitter).

Y si crees que lo de lo hipster solo es parte de los países que están abiertos a la globalización, en Cuba se habla de una tribu urbana llamada los mikis, quienes las otras tribus les llaman superficiales y de acuerdo a Dalia Acosta oyen electroacústica, la música disco y trova. Aunque aún alejados de las tendencias musicales que nutren los medios electrónicos, es innegable que la tendencia hipster ha superado cualquier bloqueo cultural y hace afrenta a una nueva forma de consumo de la música. ¿Qué nos deparará? Preguntarle a los sociólogos. Y musicalmente tomar lo bueno que nos lleve de ello porque hasta el momento lo hispter ha generado sin menor intención una mayor integración del consumo de diversas propuestas latinoamericanas a lo largo de la región (que van desde la inefable Tigresa del Oriente a Javiera Mena).

Ads