martes, 3 de septiembre de 2013

DISCO DEL MES (SEPTIEMBRE): LORELLE MEETS THE OBSELETE - CORRUPTIBLE FACES




Artista: Lorelle Meets The Obselete
Álbum: Corruptible Faces
Sello: Captcha Records
País: México
Año: 2013




La incipiente y siempre adelantada escena mexicana tiene siempre una cara oculta: una que escapa a lo que el DF, que con sus festivales y radiodifusoras, cree tener el derecho de dictar lo que es el rock nacional. Otras 3 ciudades gestan escenas que levantan la mano en la vanguardia, pero una de ellas en especial parece tímida y egoísta, y posee algunas de las agrupaciones más talentosas e incuestionables del rock local. Estas son las que decide guardarse para si misma: secretos que solo ella es digna de conocer. Nos referimos a La Perla de Occidente (Guadalajara), que no se mira a si misma como escena, sino como una coincidencia geográfica donde se han suscitado grandes acontecimientos sonoros.

Lorelle Meets The Obselete sale de los lugares más concurridos por el rock mexicano (se asemeja más a aquella escena del otro lado del Atlántico -deudora de Los Planetas, nutrida de Guinchos y complementada con Talabots-) y se adentra en terrenos apenas explorados por este. Sus influencias radican en la paredes de ruido patentadas por My Bloody Valentine y bautizadas como Shoegaze. Complementado con mucho de ese frío y obscuro producto denominado Música Industrial, y que por ratos aterriza (O transmuta) en pasajes Post-Punk.

Cuando haz decidido que emprenderás este viaje sonoro, Lorena Quintanilla (Lorelle) será quién haga las veces de guía por los tortuosos y escabrosos caminos trazados por la misma y por Alberto González (The Obselete). Iniciamos en un paraje extraño llamado ''Tales From A High Line''; en su inicio, es una falsa y tétrica muestra de inocencia, hasta que algo glorioso sucede y todo se convierte en fuzz-fuzz-fuzz. Sin duda una de las piezas más atractivas del álbum.

En ''The December Riots'' vemos algunos matices post-rock y a la voz convertida en un instrumento más que se entreteje en una maraña indescifrable de capas de sonido; pareciera que entran en un trance melancólico. A esta le sigue ''Art For Free'', una canción de aspecto garage, pero al igual que el resto de las piezas está cargada con una cantidad considerable de efectos, para terminar en la columna vertebral del disco... el fuzz.

''The Lonely'' es una canción cruda con un gran riff de bajo y batería presentes en toda la canción, que de ratos es acompañado de una guitarra impredecible. ''And Time Will Act Upon Them'' tiene una estructura muy típica, pero es divertida de escuchar: es perfecta para las palmas en el directo.

Los obsoletos apuestan por calidad y no cantidad de ideas, y aunque puede llegar a más oídos, puede convertirse sin duda en una de las mejores producciones del año.

No hay comentarios.:

Ads