sábado, 23 de abril de 2011

DUROS VS MODERNOS, LUCHANDO POR ESPACIOS




Una vez conversando vía online con Carlos Reyes, de Club Fonograma, me contaba lo frustrado que se sentía que en su ciudad -Phoenix- los espacios de rock solo dedicaban a poner heavy metal o similares. Cuando estuve en Washington DC y participaba en el programa de mi amigo Luis Ayala, me di cuenta que casi toda la gente que hacía pedidos quería que sonaran grupos como Avalanch, Rata Blanca o Mago de Oz. Luis me contaba: "Quiero poner músico de bandas como de Los Tres o de otro corte pero la demanda para oir otras bandas es tremenda". Y efectivamente, así era.

Es por eso que se puede hablar de dos frentes musicales que se ven las caras desde los 80s. En España, cuando locutores como Diego Manrique o Jesús Ordovas empezaron a difundir bandas modernas juveniles (con bandas como Kaka de Luxd, Nacha Pop, etc) dieron una gran oportunidad al rock español. Sin embargo, las bandas de rock duro español, salvo Barón Rojo y solo durante un tiempo, tuvieron oportunidad en los espacios masivos que se les concedía. Así fue que bandas como Angeles del Infierno, o Medina Azahara, entre otros, no gozaron de los mismos espacios, pese a la gran popularidad que siempre gozaron (y por las que lucharon gente como el Mariskal Romero, entre otros). Algunos lo consideraban como una música muy densa para el público promedio, otros lo consideraban demasiado cuadrículada y con poco valor añadido.

Ironicamente, en Estados Unidos, en los circuitos de rock, ocurre que al juntarse población hispana de distintos lares terminaba por juntarse un buen grupo que rendía su adoración a la música dura.

Y es que el género duro tiene una larga base a lo largo de Hispanoamérica. Sin embargo, anda muy disgregado en la propia región al no gozar de un circuito mediático que lo conecte pese a algunos intentos de alguna gente, pero que no han permitido que la escena se desarrolle como debiera; al punto, que el número de bandas de metal y géneros relacionados que interpretan en inglés es muchísimo mayor en la actualidad que hace unos años, confiados que bajo alguna disquera extranjera les va a dar algún pequeño público de culto alrededor del mundo.

Sin embargo, ahora en el rebrote de medios independientes electrónicos que cubren la música contemporanea hispanoamericana parece mantenerse el distanciamiento para los actos duros. Los nuevos medios siguen con la tradición modernista (en algunos países de forma mucho más clara como España donde una página como Jenesaispop.com le suele dedicar espacio a Iron Maiden pero jamás ha hecho referencia a Barón Rojo o Angeles del Infierno) aunque otros medios de referencia actual como Pitchfork le dedican un segmento en especial para estos álbumes. Un disco como el "Stream Inwards" de la banda chilena Mar de Grises -aclamadísimo en páginas especializadas en metal- pasó completamente desapercibida por los nuevos medios latinoamericanos. Sería bueno qué también los actos duros latinoamericanos tengan un espacio. Qué mejor que la oportunidad que nos otorga la red para conciliar la difusión de todos estos actos. ¿Uds qué opinan?

No hay comentarios.:

Ads