sábado, 26 de abril de 2008

RESULTADOS DE LA ENCUESTA. PARTE 4

3. SANTANA - ABRAXAS




Abraxas, es una obra maestra, hecha por mentes latinas que residían el ciudad de Los Angeles. El disco fue presentado para el mercado norteamericano y caló en la cultura popular de esa país. Eso es un producto verdaderamente americano. ¿Lo demerita como muestra de rock iberoamericano?




El mundo del rock hispano a nivel mundial no había pasado de "La Bamba" de Ritchie Valens y el "Black is black" de Los Bravos. La música latina, no había dado muestras más que de efemeridad nío fugacidad. Santana, había llegado para quedarse. Elementos que tenía a su favor. El encanto de los artistas psicodélicos por los ritmos afrocaribeños. Santana unió el blues a los ritmos que estaban surgiendo en la Costa Este. En los 60's, la música "latina" no había tenido el impacto de la década anterior, porque estaban en una aclimatación: los buenos músicos pasaron de las grandes banadas de La Habana al humilde pero caluroso barrio del Spanish Harlem. Carlos Santana justaba de Ray Barretto y Tito Puente pero vivía en un mundo de hippies fascinados por la libertad artística que ofrecía el rock. En México, ya habían estado tocando, pero no hubieran alcanzado el éxito si la banda no hubiera estado tocando años en California, hasta que tuvieron la oportunidad de ser escuchados.




Cantaron en español (algunos temas), hicieron rock con raices de identidad regional y calaron bien entre los amantes de la música tropical y la música de origenes angloamericanos en 1970.




4. CHARLY GARCIA - CLICS MODERNOS








Charly ya era consagrado en el Cono Sur. Había pasado por las bandas más relevantes de los 70's. Sus experimentaciones lo habían canonizado con la crítica y su público no lo abandono. Pero esas experimentaciones iban de la mano de una época donde pensar en grande o buscar la genialidad era la tendencia en Inglaterra y EE.UU. Llegaba luego el punk, y todo se minimalizo, era tan simple. Los músicos copiones pasarían a la historia y llegaría una nueva generación para reemplazarla. La hazaña de Charly es que resistió.




Charly dio nuevas texturas a su música, y todas dedicadas al baile. "Let's dance" gritaría David Bowie. Charly llamaba a la insurrección: ¡Odienme porque soy moderno!




La gente lo odió más porque lo acusó de comercial, pero la avalancha del new wave sería tan abismal, que los meses le darían la razón. La gente que lo criticó lo terminó aclamando y le crearía el puente para saltar internacionalmente con la mejor credibilidad del mundo. No era Pimpinela, era el gran Charly García. Las disqueras le pusieron estampita "Rock en tu idioma" y el resto es historia. Pa'que aburrirte con lo demás....

No hay comentarios.:

Ads