sábado, 28 de junio de 2008

MANÁ, EL GRUPO DE ROCK PARA LOS QUE NO LES GUSTA EL ROCK!


En esta oportunidad quería dedicar esta entrada a la banda más popular que ha tenido el género: Maná. Grupo originario de Guadalajara que se dedica a romper records comerciales que ningun grupo nacido en Latinoamérica lo había hecho. Se aplaude el hecho, pero definitivamente presentarse como representantes de rock en español es mostrar una imagen a percudido. Aca un repaso por la historia de esta banda, que terminó en convertirse en un monstruo y que para adentro dice una cosa y afuera otra.

Maná nace a finales de los 80's de las cenizas de Sombrero Verde. Alex Gonzales, Fher Olvera y el Vampiro Lopez son los miembros que toman la nueva posta y editan un disco sin promoción y que pasa desapercibido.

Su verdadero debut se da 1990 con su disco "Falta Amor". Hay que ver como estaba el entorno por aquel entonces: Las radios habían prostituido el "rock en español" a tal punto que se atrevieron a darle la etiqueta a fenómenos (en todo el sentido de la palabra) como Locomía y Magneto, mientras que Vilma Palma e Vampiros se convertía en la escogida por los empresarios de la industria como la nueva Soda Stereo, ya que estos había dejado su promoción internacional en pro de hacer el disco que querían en referencia al Canción Animal (de hecho es un disco promocionado básicamente en Argentina, puesto que querían demostrar a su público que no los habían abandonado, pero a la vez brindan una bocanada de aire fresco a la sobreexposición que en cualquier momento los pudo haber acabado como banda), también habían bandas que habían modificado su estilo en pro de conquistar un mercado tan rico como el mexicano (Los Prisioneros). En fin, el panorama por el 90-91 no era de lo más bonito, especialmente si tu unica fuente musical provenía de la FM. Ante todo eso, Maná parecía una alternativa más que decente.

Su estilo daba la impresión de ser los herederos del sonido de Radio Futura, pero debido a que se trataba de latinoamericanos, tenían mucho más swing y más sabor. Sus canciones eran empalagosas, pero no fueron un éxito inmediato. Tuvieron que trabajarlo durante un tiempo, hasta que la radio les dio la oportunidad y se ganaron un lugar dentro del público. De hecho, en el mundo musical habían conseguido el apoyo de Alex Lora, y en alguna oportunidad compartieron escenario con Caifanes.

A medida que iban ganando fuerza en el apoyo del público, los medios empezaron a crear una batalla contra Caifanes, sobre quienes eran los reyes del rock mexicano. Maná apostó por ajustar su formula en un equilibrio medido entre baladas, y rock bailable con energía sútil. Ahi nace, "¿Dónde jugarán los niños?", un disco interesante sobre todo porque hasta ese entonces conservaban algo que se desvanecería con el paso del tiempo: FRESCURA. No era lo más rockero del mundo, pero tenía vitalidad y gran empuje. Podías corear las canciones, sea el género que te gustara. La banda llegó al pico de popularidad y en menos de un año pasarían el millón de copias internacionalmente. Entran en España donde ninguna banda latinoamericana tenía oportunidad mediática alguna y van a la busqueda de consolidarse en Estados Unidos.

Claro, que en ese momento, muchos empezaron a dudar de la credibilidad de la banda. Sin embargo, ellos trataron de callar a la crítica con su apoyo al Subcomandante Marcos y la creación de una fundación (Selva Negra). Sin embargo, el deterioro de la relación de Maná con la escena rockera era un hecho. El rock en español se sumerge a mediados de los 90's en el alterlatino (Café Tacuba, Maldita Vecindad) mientras los monstruos ya daban indicios de que se acababa el ciclo (los integrantes de Soda Stereo reconocían que ya no se soportaban entre ellos y Caifanes ya se había desintegrado). El género aun otorgaba buenas ventas pero el público era reducido para las metas de Maná. Resulta irónico, pero a nivel comercial les resultó beneficioso, ya que fueron los únicos que no se hundieron comercialmente con el fin de la era dorada del rock en español (que marca la gira de despedida de Soda Stereo). Maná editaban "Sueños Líquidos" y ahora su disco luchaba con "¿Dónde jugarán las Niñas?" de Molotov (Título que ironizaba el disco de Maná) y "Fabulosos Calavera" de los Cadillacs. Maná quería demostrar que no tenía que darse de licencias artísticas, ya tenían la formula del éxito. ¿La cantidad sobre la calidad? Para callar nuevamente a sus adversarios, se jactan de ganar un Grammy, luego de los Cadillacs, quienes lo recibieron un año antes en la misma categoría.

Por el 1999, el rock en español, empieza una nueva etapa, termina el apoyo de la industria que encuentra en un Ricky Martin, un mejor conejillo de indias en quien poner su dinero (pese a que en ese año salen trabajos artísticos de rock muy aclamados). Los artistas de rock en español que no quieren ser historia en la radio toman un nuevo sendero (ejemplo de ello es la transición pop de La Ley y el concepto de Juanes); en ese entonces, Maná decide buscar nuevos mercados y consagrarse en Estados Unidos, no sin consegur un buen aliado, el resucitado Santana.

Maná deja de lado el apoyo a los zapatistas (argumentando excusas distintas) y consiguen un nuevo aliciente: el tema de los inmigrantes respecto a la comunidad mexicana en Estados Unidos. Su mensaje no puedo ser mejor publicidad: la comunidad se convirtió en una aliada en romper los records en los siguientes años. (5 albumes en el Top 100 de Albumes de Billboard incluyendo un cuarto lugar por Amar es Combatir). Maná también se dedicó a buscar un lugarcito en Europa con un éxito significativo en Italia y Europa Oriental, donde supo vender bien el estereotipo latino.

Maná, terminó en hacer un buen negocio, cuando muchos programadores de radio en Latinoamérica veían a la banda como cosa vieja descartada de plano de los playlists, se quedaban con la boca abierta al ver las listas de éxitos fuera de Latinoamérica. Maná empezó a duplicar la venta de sus discos en contra de la corriente que fuerza la piratería y los nuevos tiempos digitales. Incluso MTV, el canal que aunque los apoyó, nunca les había dado un reconocimiento hasta el 2006, en parte, gracias a los fanáticos de MTV Tr3s, la cadena para los latinos de Estados Unidos.

Maná puede editar discos en vivo, recopilaciones e igual vende, mientras los monstruos quieren resucitar en busca de giras de aniversarios. Maná, tiró al suelo su credibilidad por lo menos en la región, pero a ellos les importa un bledo. A ellos les importa más ver un estadio de Los Angeles lleno de 30 000 mexicanos coreando sus canciones. No les importa haber vendido la misma fórmula, tienen de amigos a los grandes de la música, desde Juan Luis Guerra hasta Bono de U2. Afuera, son los embajadores del rock en español; para adentro, les sacan el dedo medio (y decenas de discos de oros) a sus detractores (como lo hicieron en los premios MTV del 2007 cuando los pifiaron). Para afuera, se hacen llamar los U2 del rock en español, para adentro, Maná queda como los Bon Jovi (una banda que vende haciendo más baladitas iguales) porque Maná es eso, una banda de rock para los que no les gusta el rock, que encontró como a través de más de 100 canciones decir todas las formas conjugadas del verbo "amar" y que quedó como en el anillo en el dedo de las quinceañeras que les gusta RBD y que creen que Soda Stereo es una clase de radio, o algo asi....


VENTAS TOTALES DE SU DISCOGRAFIA (APROXIMADAS TOMADAS DE FUENTES CONFIABLES)

Maná 20 millones de dicos
Héroes del Silencio 9 millones de discos
Soda Stereo 7 millones de discos

1 comentario:

Fantômas dijo...

Te invito a darte una vuelta por mi blog, creo que te puede llegar a interesar.

Sin compromiso.

fantasmavelez.blogspot.com
Descarga Música mediante Rapidshare

Un abrazo.

Ads