viernes, 5 de febrero de 2010

48. LA REVOLUCIÓN DE EMILIANO ZAPATA - LA REVOLUCIÓN DE EMILIANO ZAPATA (1971)


Con el tiempo, dicen, madura la fruta. Con el tiempo, las cosas buenas adquieren su mejor color, sabor, intensidad. Con ese tiempo, los elementos de una biología indefinida se tornan especiales, adquiriendo el punto justo, para convertirse en piezas de colección, en estampillas de un álbum de colección. Eso pensamos hoy, cuando la maquinaria del rock se ha convertido en mercantilismo, en espejismos, en pura espuma y pose.

Allá, en aquellos años de exploración, de fiebre sincronizada por la urgencia del autodescubrimiento, se sembraban semillas - pequeñas pistas - que hoy recogemos como la fruta más sacra. Es que en aquellos tiempos, no había roedores publicitarios encima de las bandas, y esto, posibilitaba al desenfreno, a la prueba, al inocente ensayo.

Este disco, inicial de La Revolución de Emiliano Zapata, es un convite a esas aventuras. A esas pequeñas huellas, diría mesozoicas, que hoy analizamos con tanto detenimiento, con tanta puntillosidad y cientificismo. Pues quiero decirles, mis amigos, que aquí no hay nada que decir. Esto es estado puro de inconsciencia sobre la música. Estado puro de imaginación, de desvarío, de irresponsabilidad. Ese germen que hoy tomamos como una obra de arte, no es más que el rock inocente de la primera época. Que trae aparejado las pifias del iniciado, que suena a lata por los sedimentos del vinilo mal grabado, que tiene la urgencia del éxito, pero sobretodo, y lo más valioso, esconde la llama inaugural de una época en fiebre, esas que parecen principiar un algo que todavía no tiene forma y se despierta lentamente.

Ese rock – el de búsqueda – es el que mejor suena a rock. Para eso, no hay palabras que valgan. No es cuestión de una postura, ni de un look, ni de cuan graves suenen las guitarras, ni cual fuese o no la melodía. El rock fue la novedad: esa de ahí, que escucharán en el disco de 1971 de La Revolución de Emiliano Zapata. El resto, hasta hoy, es imitación o réplica. Aquellos tiempos, acá, en Latinoamérica, allá, en Reino Unido o Estados Unidos, o en cualquier lugar del mundo donde las guitarras experimentaban, eso era rock. ¿Y "Nasty sex" les suena familiar? Quizás porque fue parte de la banda sonora de la película "Y tú mamá también".

CONSIGUE EL DISCO
EN AMAZON

1. Nasty Sex
2. Melynda
3. I Wanna Know (Quiero saber)
4. If You Wanna Know (Si tú quieres saber)
5. Ciudad perdida (Shit City)
6. A King´s Talks (Pláticas de un rey)
7. Still Don´t (Not Yet) (Todavía nada)
8. At the Foot of the Mountain (Al pie de la montaña)
9. Under Heavens (Bajo los cielos)

No hay comentarios.:

Ads