viernes, 18 de marzo de 2011

EL PROBLEMA DEL DESGASTE




Todas las bandas que duran demasiado tiempo en la escena o abusan de la exposición mediática están propensas a desgastarse. Si bien, el tiempo también les ayuda a ponerlas en el Olimpo de las bandas consagradas, es verdad, que a medida que las bandas se hacen más populares, también se hacen más vulnerables a las críticas. A veces más insulzas, a veces más dolorosas.

¿Cómo una banda puede evitar el desgaste? No existe una fórmula o guía precisa para evitar ello. Hay factores internos que está dentro del control de la banda pero también hay factores externos. Algunas bandas apelan a reactualizarse, y no hablamos únicamente de su propuesta sonora, hablamos de acercarse a nuevos públicos, objetivos, etc.

Otro punto es evitar la cobertura mediática, por lo menos, la más masivas (y muchas veces enfocadas en noticias banales). De allí las diferencia entre noticias de música y noticias de farándula. De ello depende la gente de prensa que trabaje con ellos, aunque la linea de la información debido a los medios informáticos, ahora ha jugado un papel ambiguo entre las direcciones que deben tomar los artistas para estar presentes sin abusar de ello.

Lo más recomendable en caso de bandas es saber cuando retirarse, ya que las propias bandas saben que la magia se acaba en algún momento, y la presión de la disquera y los fanáticos por sonar de una determinada manera está a la orden del día. Claro que a algunas no les interesa cuando ven que el dinero está entrando de todas formas, pero eso es otro tema.

Ahora en un mundo musical diversificado es posible que las bandas se desgasten más rápido. El acceso a la información acerca más al público y los artistas, creando un doble juego, así como un público cada vez más voluble y cambiante a las modas. La honestidad y la constancia son las mejores herramientas para evitar (o por lo menos, disminuir) el desgaste de las bandas que quieren llenar las oidos de música por mucho tiempo.

No hay comentarios.:

Ads