lunes, 26 de enero de 2009

NO SOMOS NADA: LA HISTORIA DEL PUNK IBEROAMERICANO




El punk está relacionado con crudeza y una manifestación desde la simpleza. Todo ello y más hace que su naturaleza y desarrollo en Iberoamérica sea básicamente localista y extendido. A continuación trataremos de trazar una historia desde las bandas que más influyeron en la región y buscar que es lo que une a las mismas.

El primer antecedente de algo que huele a punk data en Perú, a mediados de los 60's, se tratan de Los Saicos, una banda de clase media que a base de una visceralidad única para su tiempo, se han convertido con el paso de los años en una banda de adoración y referencia a nivel internacional.  Sin embargo, la primera referencia conocida a una banda que tomaba las referencias de lo que sucedía en la zona decadente de Nueva York, serían los españoles de La Banda Trapera del Río que aparecen a finales de los 70's en media de la nada, sin una escena, sin difusión y tal como aparecieron se extinguieron.

Pero sería la propia España la que acogería con mayor entusiasmo el movimiento, en parte exaltado por una época de transformaciones a nivel político y social. Es así como toma dos vertiente con 2 destinos distintos: el punk radical vasco y la movida madrileña.

El País Vasco había sido una región devastada por el regimen de Franco, y para inicios de los 80's había una generación que no tenía mucho optimismo por el futuro en esa región, solo que esta vez tenían una voz que expresar. Ese descontento fue abrazado en el punk y manifestado a través de letras a veces en castellaño, a veces en vasco. Destacan grupos como Barricada y Eskorbuto, pero serían dos grupos que tendrían trascendencia transnacional: Kortatu y La Polla Records.

Kortatu, con gran influencia de ska, sería uno de los grupos con mayor carga ideologíca política con letras que manifestaban su apoyo a la izquierda vasca , rango que los convirtió en los más polémicos. La otra banda, La Polla Records. que también tenía una postura crítica hablaba de problemas más universales por los que los convirtió en los preferidos al otro lado del charco, donde se hacía conocidos por el boca en boca.

La movida madrileña era más bien una escena que evolucionó de un punk crudo y gamberro a un movimiento efervescente que daría como nacimiento al pop español que se encargaría de tomar el hype y reemplazaría de los medios a la música convencional y que tenía poco que ofrecer. Destacaron en sus tiempos más contraculturales bandas como Kaka de Luxe (donde saldría Alaska) y Paralisis Permanente.

No hay comentarios.:

Ads